Se llaman -o los llamamos- “franeleros” y valet parking, y son, desde hace mucho tiempo, algo así como los villanos públicos número uno de los barrios y colonias centrales de la Ciudad de México. Hay en general una alta carga emocional negativa hacia su trabajo, vinculado fuertemente con el uso que hacen del espacio público..

Read more